Comunicado de Prensa

Oportunidades en el año nuevo  

Todos tenemos dos dones, 24 horas en cada día del año y la libertad de usar este tiempo como queremos. Para los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días estos dos dones forman la base del propósito de la vida. El uso del tiempo siempre trae consecuencias de acuerdo  con las decisiones que tomemos.

Al principio del año nuevo muchas personas intentan cambiar la vida, ya sea mediante eliminar algo de su lista de tareas o añadir algo que piensan que será de beneficio. Para cumplir con los cambios deseados es necesario revisar nuestras prioridades y determinar cuales son las cosas más importantes ahora y cuales acciones los llevarán a un futuro mejor.

“El tiempo nunca está a la venta; el tiempo no es un producto que se pueda comprar en cualquier tienda a cualquier precio por más que lo intenten, pero cuando se emplea el tiempo con sabiduría, su valor es incalculable. En un día cualquiera, a todos se nos asigna sin costo alguno la misma cantidad de minutos y horas para que los utilicemos, y pronto nos damos cuenta de que, como nos enseña elocuentemente [una canción religiosa], “el tiempo vuela en alas de relámpago, no podemos hacerlo regresar”. Debemos usar el tiempo que tenemos con sabiduría. Brigham Young [segundo presidente de la Iglesia] dijo: “…todos estamos endeudados con Dios en cuanto a la habilidad para aprovechar nuestro tiempo, y Él nos exigirá una estricta rendición de cuentas acerca de cómo utilizamos dicha habilidad” (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Brigham Young, 1997, pág. 300).

"El mal uso del tiempo es un primo cercano de la ociosidad. Al Seguir el mandato de "[cesar] de ser ociosos" (Doctrina y Convenios 88:124), debemos asegurarnos de que el estar ocupados equivalga a ser productivos. Por ejemplo, es maravilloso contar con medios de comunicación instantánea, literalmente, al alcance de la mano, pero asegurémonos de no convertirnos en comunicadores digitales compulsivos. Tengo la sensación de que algunos estamos atrapados en una nueva adicción que consume nuestro tiempo, una que nos ata a estar revisando constantemente y enviando mensajes sociales, y que nos da la falsa impresión de que estamos ocupados y somos productivos.

“El tiempo marcha sin demora al compás del reloj. Hoy sería un buen día, mientras el reloj de la vida [mortal] marca la hora, para revisar lo que estamos haciendo a fin de prepararnos para presentarnos ante Dios.” (Tomado de un discurso de Ian S. Ardern, octubre 2011. Véase: http://www.lds.org/general-conference/2011/10/a-time-to-prepare?lang=spa)

El buen uso de tiempo no solo trae paz y satisfacción por el presente, también nos ayuda a evitar problemas y remordimientos en el futuro. Tal vez el tema que lleva más impacto en la vida es el de las relaciones familiares. 2014 es el 20 aniversario del año de la familia, y seguramente habrá muchas actividades, artículos y sugerencias para ayudar a fortalecer estos lazos tan importantes. Los miembros de la Iglesia consideran que la familia es el esencial en el plan eterno de nuestro Padre Celestial para todos sus hijos, si es importante para Él ¿No cree que debe ser igualmente importante para nosotros? Los miembros de la Iglesia en su afán por seguir el ejemplo de Jesucristo se esfuerzan por centrar en Él toda su vida familiar. 

 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.