Comunicado de Prensa

Por qué es importante la religión: El anhelo interior

“La fe nos da el poder para ver lo invisible, hacer frente a lo imposible y esperar lo increíble”

Las religiones comparten una percepción común: existe algo incompleto en nosotros. Así que ansiamos estar completos. Si toda pregunta tuviera una respuesta rápida, no habría la necesidad de orar. Si cada dolor tuviera una cura fácil, no habría la sed de salvación. Si cada pérdida fuera restaurada, no habría el deseo de regresar al cielo. Mientras estas necesidades sigan presentándose, también lo hará la religión. Es una parte natural de la vida. Ser humano significa experimentar incertidumbre, sufrimiento y muerte. La religión, sin embargo, es una escuela para crear sentido del caos, un hospital para sanar las heridas que no se ven, una cuerda salvavidas que nos ofrece una segunda oportunidad.

Además, la religión es el conjunto de personas con un mismo fin que se convierte en una hermandad de creyentes. No obstante, si ésta no puede ganar el corazón de la persona, no puede sustentar su comunidad. Las experiencias espirituales de cada individuo pueden ser tan distintas como las personas mismas. Ya que “vemos por espejo, oscuramente”, la mayoría de las cosas en la vida confluyen en la fe. Al final, en aquellos momentos de búsqueda de lo divino, es el individuo el que analiza los detalles, valora la evidencia y toma decisiones en los asuntos de más alta importancia. Este análisis es el proceso de la fe. Ludwig Wittgenstein escribió: “Creer en Dios significa ver que los hechos del mundo no son el fin del asunto”.

La vida humana se trata del significado. Nuestra naturaleza nos lleva a un propósito y a analizarnos a nosotros mismos espiritualmente. La religión proporciona un espacio en el que las preguntas y el significado se pueden buscar, encontrar y transmitir. Esa conexión entre la religión y el propósito continúa hoy en día.

 

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.