Comunicado de Prensa

Preparación hoy invita la paz mañana

Durante tres cuartos de siglo La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días ha aconsejado hacer los preparativos necesarios que aseguren la supervivencia en caso de que sobrevenga una calamidad.  Se han dado instrucciones de guardar en reserva agua, alimentos básicos, medicina y  ropa.  También guardar un poco de dinero para los tiempos de necesidad.  

Se dice que 72 horas es el tiempo necesario que tienen los organismos de protección civil, policía, ejército, etc., para establecer el orden y la normalidad y por este motivo la mochila está pensada para superar este tiempo.  

Se debe preparar una mochila por cada miembro de la familia.  La mayoría de los objetos de la mochila de 72 horas ya se tienen en el hogar o son muy económicos de adquirir. Además, muchos de los objetos son de uso compartido, como la linterna, las velas, el mapa, la radio. 

Objetos indispensables que debe contener la mochila:

1. Agua—12 litros por persona (para tres días)
2. Alimentos
Provisión para tres días que no requieran refrigeración ni  cocinar, como galletas, frutas secas, jugo, maní, latas de atún, cereales.
3. Ropa de cama o una bolsa de dormir
4. Una mudada de ropa por persona
5. Artículos personales (Papel higiénico, jabón, crema dental, cepillo, toallas húmedas de bebé, peine, etc.)
6. Medicamentos personales
7. Botiquín de primeros auxilios
8. Linterna con pilas o velas con fósforos (estos ponerlos en una bolsa plástica para evitar que se mojen)
9. Abridor de latas o navaja
10. Dinero en efectivo
11. Documentos  legales personales
12. La Biblia y el Libro de Mormón

Colocar las mochilas estratégicamente cerca de la salida de la casa para que sean fáciles de llevar a toda prisa.  Cada miembro de la familia debe ser responsable de mantener y cuidar su propia mochila excepto los niños pequeños o discapacitados.

Cuando a Noé se le mandó construir el arca, nadie hizo caso a sus amonestaciones.  “El presidente Spencer W. Kimball, presidente de la Iglesia (1973-1985) dijo en una conferencia general: ‘Y como aún no había evidencias de lluvia ni de diluvio…sus amonestaciones se consideraron irracionales… ¡Qué absurdo construir un arca en tierra seca, mientras el sol brillaba y la vida transcurría normalmente! Pero el tiempo de gracia se acabó… vino el diluvio y los desobedientes… se ahogaron.  El milagro del arca fue el resultado de la fe que se manifestó al construirla’.  Noé tuvo una fe inquebrantable para obedecer los mandamientos de Dios.  Ojalá que siempre hagamos lo mismo.  Recordemos que muchas veces la sabiduría de Dios parece tontería para el hombre; pero la lección más grande que podemos aprender en la tierra es que cuando Él nos habla y le obedecemos, siempre haremos lo correcto”.
(Thomas S. Monson, “Nos marcaron el camino”, Liahona, octubre de 2007, págs.4–9).

La mochila es sólo un almacenamiento básico para emergencias por 72 horas.  Además se insta a los miembros de la Iglesia a prepararse para los tiempos de adversidad con un almacenamiento de productos de plazos más largos y de otros artículos que puedan ser útiles en tiempos difíciles.

Nota sobre la Guía de Estilo:Al publicar noticias o reportajes sobre La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, tenga a bien utilizar el nombre completo de la Iglesia la primera vez que la mencione. Para más información sobre el uso del nombre de la Iglesia, visite nuestraGuía de estilo.